Beneficios de la educación en salud pública

por | diciembre 31, 2020

La educación en salud pública puede considerarse un término vago. Enseña la forma adecuada de mejorar la salud y puede involucrar solo a una o dos personas o la población de muchos países. Cualquier cosa que pueda amenazar seriamente la salud física, mental o espiritual de una amplia gama de personas, especialmente debido a sus interacciones entre sí, puede describirse como una amenaza para la salud pública de la comunidad. Es por eso que la educación en salud pública se está convirtiendo en una herramienta esencial para ayudar a las personas contra la propagación de enfermedades y dolencias potenciales. Cinco de las razones más importantes por las que la educación en salud pública puede resultar beneficiosa son:

1. Las personas pueden aprender a prevenir la propagación de enfermedades transmisibles mediante la formación y los métodos que se enseñan en la educación. Las personas pueden tener un mejor acceso a la información sobre la prevención general de enfermedades, incluido el conocimiento de qué hacer y cómo responder a las epidemias en su área. Algunas enfermedades tienen sus propios métodos individuales de prevención que las personas deben conocer bien y el uso de estas técnicas reduce el riesgo de infección con posibles enfermedades. A través de la educación en salud pública, incluso cosas simples como usar una máscara contra la gripe en áreas particularmente afectadas o saber cuándo vacunarse para una enfermedad en particular que es evidente en esa época del año, siempre resultan muy efectivas para reducirla. número de personas afectadas anualmente.

2. Más personas pueden acceder a instalaciones médicas públicas y privadas para prevenir o tratar mejor enfermedades o condiciones médicas. Sin los beneficios de la salud pública, la mayoría de las personas pueden sentirse bastante saludables y no encontrar la necesidad de hacerse un chequeo general. Saber que es esencial ver a su médico con regularidad es una de las cosas importantes que ha aprendido en una buena educación en salud pública. La mayoría de los hospitales y clínicas médicos ofrecen inmunizaciones o vacunas durante la temporada de gripe o cuando ocurre un brote general de hepatitis y la educación de salud pública asegura que más personas sepan cómo ir a estas instalaciones y hacer uso del tratamiento, reduciendo así número de pacientes

3. Las personas pueden adoptar comportamientos más saludables para reducir el riesgo de transmisión de enfermedades entre sí. Mantener las cosas limpias en la casa, optar por reducir o dejar de fumar por completo o hacer más ejercicio son solo algunas de las muchas formas diferentes en que se enseña a la salud pública para combatir las enfermedades y mejorar el estilo de vida. .

4. Las personas se vuelven más conscientes de la información relacionada con la enfermedad, en lugar de simplemente creer en la percepción pública. La educación en salud pública no solo trata sobre cómo prevenir enfermedades, sino que también brinda detalles sobre cómo funciona una enfermedad, lo que puede disipar algunos mitos y pistas engañosas sobre la sociedad. El VIH, por ejemplo, se puede transmitir a través de relaciones sexuales sin protección, pero no a través de actividades como besarse o tocarse. También ayuda a cambiar la opinión de una persona hacia una persona infectada, promoviendo más empatía en lugar de discriminación.

5. Las personas pueden ayudar y contribuir a la prevención de enfermedades mediante el apoyo o el voluntariado en los centros de salud. La educación en salud pública es más que simplemente difundir información. También invita a las personas a participar activamente para ayudar a los demás. Para poder proteger la salud de alguien, también es necesario proteger la salud de otras personas a tu alrededor y ayuda a desarrollar una comunidad más cercana y un mejor sentido de compañerismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *